Con el adiós al 2017 nos asomamos a las que probablemente serán las tendencias tecnológicas más importantes del próximo año. Ya sea por su relevancia en el uso a nivel particular o empresarial estas nuevas tecnologías, que hasta ahora parecían únicamente una promesa, está claro que han llegado para quedarse.

Inteligencia Artificial

1. Internet de las cosas
¿Qué pasaría si tus zapatillas de running fueran capaces de registrar la distancia que has recorrido, las calorías consumidas y gestionar toda esta información a través de una aplicación móvil que indicara tu evolución? ¿O si fueras a poner la lavadora y vieras que no queda detergente y con un botón inteligente pudieras hacer un pedido online directamente? Éstos son sólo unos ejemplos del denominado Internet de las cosas. Éste es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, más allá de ordenadores y móviles. En 2018 ¿será nuestra nevera capaz de hacer la compra en el super por nosotros?

2. Inteligencia Artificial
Cuando hablamos de Inteligencia Artificial, hablamos de máquinas que perciben su entorno y son capaces de llevar a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en alguna tarea. Los avances en este campo están consiguiendo que algunos trabajos mecánicos realizados por humanos pasen a desempeñarlos máquinas dotadas de inteligencia artificial. Las máquinas no podrán eliminar a los humanos sino que serán unas estrechas colaboradoras. Las grandes tecnológicas (Google, Apple o Amazon) están apostando fuerte por esta tecnología. Por algo será ¿no crees?

3. Big Data
Datos, datos y más datos. La recopilación, el análisis y la explotación de esos datos serán claves para ayudarnos a predecir qué va a ocurrir. Tener las herramientas necesarias para analizarlos correctamente y saber interpretarlos, nos permitirá gestionar mejor los recursos y destinarlos a aquellos aspectos que más lo necesitan.

4. Realidad aumentada
Poder ver cómo queda un mueble en tu salón o “cazar” por la calle personajes de tu videojuego favorito. Son sólo dos ejemplos sencillos de lo que la realidad aumentada puede hacer por ti. Esta tecnología permite combinar el entorno real que vemos con nuestros propios ojos con otro virtual. Esto se consigue a través de dispositivos que nos muestran datos, objetos o animaciones. ¿Te suenan las Google Glass? Con ellas puedes ver lo que ocurre a tu alrededor (el entorno real) y tener información extra sobre cualquier cosa que te interese buscar. Esta tecnología es también especialmente útil en ámbitos como la medicina, siendo un refuerzo interesante en el caso de operaciones complejas.

2018 será un año fundamental en la consolidación de estas tecnologías y en su expansión a distintos ámbitos de la vida. Su desarrollo y la apuesta por ellas, definirán un futuro que cada vez se presenta más cercano.