2018 se presenta como un año prometedor en cuanto a tendencias en nuevas tecnologías se refiere.  Hoy queremos hablaros de una de las novedades que os descubríamos hace apenas un mes: el “Internet de las cosas”.

Este concepto  esconde un sinfín de características que lo convierten en firme candidato a ser uno de los más importantes hitos en la evolución de la tecnología. De hecho, compañías como McKinsey & Co ya han pronosticado que el conocido como IoT (Internet of Things) facturará ingresos por valor de 7.5 billones de dólares en 2025. Pero, ¿sabemos de verdad en qué consiste? Aunque el término nació en 1999 de la mano de Kevin Ashton, no fue hasta 2009 cuando fue realmente definido con exactitud. El Internet de las cosas se refiere, en resumidas cuentas, a la interconexión digital que se establece  entre objetos cotidianos e Internet, y las características principales que nos ofrece son inteligencia, fiabilidad y sincronismo. 

Además, hoy en día la domótica va mucho más allá de dispositivos ya tan comunes como los smartphones y aunque resulte increíble, actualmente existen zapatillas capaces de proporcionarle cualquier tipo de información al corredor, hornos que saben cocinar varias recetas por sí solos o incluso wearables para perros que nos permiten, en todo momento, monitorizar la actividad de nuestras mascotas. Dicho así puede sonar a ciencia ficción, pero la realidad es que el Internet de las cosas contribuye en gran medida a mejorar nuestra calidad de vida, a ahorrar energía e incluso a hacer nuestro día a día más sencillo.

Pero, ¿cómo podemos trasladar este concepto al mantenimiento de nuestras viviendas, por ejemplo?  ¿Cómo hacer de nuestros hogares un lugar inteligente y eficiente en cuanto al consumo de energía y la seguridad se refiere?

Internet of things (IOT) GAME

Simples gestos como el de controlar los sistemas de calefacción y aire acondicionado de la vivienda, desconectar aquellos equipos y dispositivos de cuyo uso podamos prescindir cuando no estamos en casa, subir y bajar las persianas o regular la iluminación de forma automática pueden ayudarnos en gran medida a dosificar y no malgastar la energía que empleamos en mantener nuestros hogares. La contribución del Internet de las cosas consiste en ofrecernos la posibilidad de realizar todas estas acciones sin necesidad de estar en casa, a través de aplicaciones móviles que nos mantienen informados y nos permiten intervenir ante cualquier imprevisto.

Hacer que nuestras viviendas estén seguras y vigiladas en todo momento es también posible. Sistemas que nos permiten estar continuamente al tanto de la situación de nuestra casa y que actúan automáticamente cuando detectan cualquier tipo de movimiento extraño (ya sea una fuga de agua, un escape de gas o una intromisión indeseada) y nos avisan a través de un mensaje a nuestro teléfono móvil son hoy en día ya una realidad. Como podéis observar, las posibilidades que nos brinda el Internet de las cosas son realmente ilimitadas.

En GAME, compañía líder y referente en el sector de las telecomunicaciones, tenemos más de 50 años de experiencia en soluciones para la automatización de viviendas. Si quieres conocer más sobre cómo hacer de tu casa o empresa un lugar inteligente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te informaremos sobre las últimas novedades en domótica sin ningún tipo de compromiso.